Dios los cría

Dios los cría

No alcanzaba a comprender cómo es que Ivette era tan fresca. Le parecía mentira que esta noche pudiera beber y departir con los demás como si nada, cuando los niños se hallaban al cuidado de esa extraña que, desde el primer día, se mostró...

Un placer incomprendido

Un placer incomprendido

Verano en la península yucateca. Tarde de sábado. Un chubasco repentino ha anegado las angostas y tranquilas calles del centro meridano. A los transeúntes no les queda otro remedio que despojarse de los zapatos y avanzar bogando agua, pero mi...

Despojarse de la solemnidad

Despojarse de la solemnidad

Siempre he afirmado que la literatura mexicana contemporánea está plagada de narradores que sobrevaloran la solemnidad. Mientras que en otros países (Inglaterra, Estados Unidos, Francia) el humorismo se desarrolla con libertad, en México parece...